top of page

¿Qué le doy de comer a mi hijo cuando se enferma ?

Es una pregunta que nos hacemos todas las mamás cuando tenemos a los niños enfermos.


Cada cultura y cada familia tiene sus propias maneras de alimentar a sus enfermos, al igual que cada médico va a prescribir algo diferente.


Lo más importante para alimentar a un niño enfermo es saber ¿Qué tiene? ¿Porque está enfermo ?, ¿Tiene vomito o diarrea? ¿Tiene fiebre? ¿Se intoxicó? Hay tantas probabilidades...


Para saber que tiene tienes que consultar con tu pediatra para que lo revise, haga un diagnóstico y prescriba un tratamiento.


Una vez que sabemos que tiene podemos empezar a actuar y a apoyar su cuerpo con alimentos saludables que ayuden a su sanación en conjunto con el tratamiento médico.


Estén al pendiente los próximos días voy a tocar varios temas y les voy a dar algunas recomendaciones para saber de qué manera alimentar a un niño enfermo.


APETITO Y ENFERMEDAD

Básicamente un niño enfermo necesita descansar, dormir, hidratarse y comer alimentos saludables que ayuden a su pronta recuperación.

No se trata de darles lo que sea con tal de que coman, si no de buscar opciones que quieran comer y que los nutran.

No los presiones para comer, el cuerpo es sabio y muchas veces los niños pierden el apetito durante la enfermedad, procura cuidar su hidratación, ofrecer opciones para comer y si no lo desean respeta su decisión.

Una vez que se comiencen a sentir mejor su apetito aumentará notablemente, en ese momento procura ofrecer una gran variedad de alimentos, nutritivos y altos en calorías para evitar la pérdida de peso por enfermedad.

HIDRATACION


Mantén a tu hijo bien hidratado. La hidratación es lo más importante no importante si tiene fiebre, gripa, diarrea, infecciones, si de algo te tienes que preocupar es que esté hidratado.


La deshidratación puede ser muy seria incluso más que la enfermedad en sí. Siempre mantén contacto con tu pediatra.


Algunos signos y síntomas de deshidratación:


· Boca y lengua secas.

· Llanto sin lágrimas.

· No orina.

· Ojos y mejillas hundidos.

· Zona blanda en la parte superior de la cabeza (fontanela) hundida.

· Irritabilidad.


Si no tienen apetito procura que tomen líquidos. Si tu bebé aún toma leche materna ofrece tan seguido como sea posible.


Ideas de líquidos:


· Agua si no la toleran o quieren busca otras opciones.

· Caldo de huesos o caldo de pollo

· Te ligero sin cafeína con un poco de miel de abeja (mayores de 1 año)

· Agua de coco

· Pedialyte o sueros de rehidratación oral

· Paletas de agua hechas en casa

· Hielos

· Preparar en casa tu solución re hidratante (receta de la OMS): ½ cucharadita de sal, 6 cucharadas de azúcar, 1 litro de agua


Ofrece los líquidos muuuuuuy despacio, te recomiendo Incluso a cucharadas. Si tu hijo tiene vomito o diarrea si damos líquidos muy rápido o jugos podrían vomitarlos


FIEBRE Y MALESTAR

Si tu hijo tiene fiebre y tiene apetito es buena idea ofrecer frutas y verduras ya que son frescas, contienen agua que ayuda a hidratarlos, vitaminas y minerales necesarios para la recuperación y muy probablemente si se las coman.