¿Qué le doy de comer a mi hijo cuando se enferma ?

Es una pregunta que nos hacemos todas las mamás cuando tenemos a los niños enfermos.


Cada cultura y cada familia tiene sus propias maneras de alimentar a sus enfermos, al igual que cada médico va a prescribir algo diferente.


Lo más importante para alimentar a un niño enfermo es saber ¿Qué tiene? ¿Porque está enfermo ?, ¿Tiene vomito o diarrea? ¿Tiene fiebre? ¿Se intoxicó? Hay tantas probabilidades...


Para saber que tiene tienes que consultar con tu pediatra para que lo revise, haga un diagnóstico y prescriba un tratamiento.


Una vez que sabemos que tiene podemos empezar a actuar y a apoyar su cuerpo con alimentos saludables que ayuden a su sanación en conjunto con el tratamiento médico.


Estén al pendiente los próximos días voy a tocar varios temas y les voy a dar algunas recomendaciones para saber de qué manera alimentar a un niño enfermo.


APETITO Y ENFERMEDAD

Básicamente un niño enfermo necesita descansar, dormir, hidratarse y comer alimentos saludables que ayuden a su pronta recuperación.

No se trata de darles lo que sea con tal de que coman, si no de buscar opciones que quieran comer y que los nutran.

No los presiones para comer, el cuerpo es sabio y muchas veces los niños pierden el apetito durante la enfermedad, procura cuidar su hidratación, ofrecer opciones para comer y si no lo desean respeta su decisión.

Una vez que se comiencen a sentir mejor su apetito aumentará notablemente, en ese momento procura ofrecer una gran variedad de alimentos, nutritivos y altos en calorías para evitar la pérdida de peso por enfermedad.

HIDRATACION


Mantén a tu hijo bien hidratado. La hidratación es lo más importante no importante si tiene fiebre, gripa, diarrea, infecciones, si de algo te tienes que preocupar es que esté hidratado.


La deshidratación puede ser muy seria incluso más que la enfermedad en sí. Siempre mantén contacto con tu pediatra.


Algunos signos y síntomas de deshidratación:


· Boca y lengua secas.

· Llanto sin lágrimas.

· No orina.

· Ojos y mejillas hundidos.

· Zona blanda en la parte superior de la cabeza (fontanela) hundida.

· Irritabilidad.


Si no tienen apetito procura que tomen líquidos. Si tu bebé aún toma leche materna ofrece tan seguido como sea posible.


Ideas de líquidos:


· Agua si no la toleran o quieren busca otras opciones.

· Caldo de huesos o caldo de pollo

· Te ligero sin cafeína con un poco de miel de abeja (mayores de 1 año)

· Agua de coco

· Pedialyte o sueros de rehidratación oral

· Paletas de agua hechas en casa

· Hielos

· Preparar en casa tu solución re hidratante (receta de la OMS): ½ cucharadita de sal, 6 cucharadas de azúcar, 1 litro de agua


Ofrece los líquidos muuuuuuy despacio, te recomiendo Incluso a cucharadas. Si tu hijo tiene vomito o diarrea si damos líquidos muy rápido o jugos podrían vomitarlos


FIEBRE Y MALESTAR

Si tu hijo tiene fiebre y tiene apetito es buena idea ofrecer frutas y verduras ya que son frescas, contienen agua que ayuda a hidratarlos, vitaminas y minerales necesarios para la recuperación y muy probablemente si se las coman.

Aún si no quieren consumir muchos líquidos apóyate de las frutas y verduras con alto contenido de agua.

· Sandia

· melón

· Mango

· Naranjas

· Mandarina

· lima

· Moras

· Kiwi

· Pepino

· Apio

Si tu niño está malo del estómago o presenta diarrea las frutas y verduras en exceso no son buena idea. (En el post de diarrea les platicó cuáles si podemos ofrecer).

Ofrece alimentos frescos, nutritivos y cuida que a lo largo del día consuman de todos los grupos de alimentos. Procura incluir alimentos altos en Vitamina A (como hígado, yema de huevo) o suplementar con aceite de hígado de bacalao mientras tengan fiebre.

COMIDAS

La mejor comida que le podemos dar a un niño enfermo es una dieta balanceada y altamente nutritiva. Incluye los alimentos que normalmente come y disfruta, pero agrega valor nutricional.

Los niños enfermos tienen poco apetito, no los fuerces a comer, pero tampoco los alimentes de comida poco saludable con tal de que coman algo. Muchos niños pierden algo de peso durante la enfermedad, una vez que se sientan mejor ofrece muchas opciones de alimentos y en mayor cantidad para recuperar el peso perdido.

Se que es muy frustrante si de por si tenemos niños bajos de peso o a los cuales les cuesta ganar peso. Pero en verdad no es momento de hacerlos comer como quisieras y podríamos perjudicar su relación con la comida o tener consecuencias a largo plazo.

Si tu niño presenta bajo peso o ha perdido peso háblalo con tu pediatra para detectar si existe algo más y también te recomiendo tomar una asesoría de alimentación para planear una dieta altamente nutritiva y alta en calorías que garantice su salud.


Algunos ejemplos de comidas podrían ser:

- Huevo revuelto con calabacita, tortilla, aguacate y plátano.

- Caldo de huesos con pollo, arroz, verduras, aguacate.

- Picadillo de res con hígado y verduras en caldillo rojo.

- Salmon a la plancha con pure de camote y brócoli.



DIARREA


Seguro alguien te ha recomendado la dieta BRAT. (bananas, rice, Apple sauce, and toast (BRAT) en caso de diarrea, consiste en: consumir plátano, arroz, pure de manzana y pan tostado como lo dice su nombre en inglés.


La American Academy of Pediaterics ya no recomienda esta dieta ya que es baja en nutrimentos, fibra, grasa y proteína y eso provoca que la diarrea dure más tiempo.


Los niños que se hidratan adecuadamente y consumen una dieta balanceada se recuperan antes de la diarrea, en comparación con los niños que llevan una dieta más limitada.


Una dieta alta en nutrimentos, proteínas, grasas, y fibra ayuda a recuperarse más rápidamente de la diarrea.


Entonces en primer lugar cuida la hidratación, ofrece una alimentación normal nutritiva y balanceada con los alimentos que tus niños acostumbran y disfrutan. Evita los lácteos y las frutas y verduras altas en fibra.


Como tip extra el caldo de huesos es maravilloso para detener la diarrea. Sin embargo, muchos padres lo dan de forma equivocada como sopa en una porción grande, todo a la vez. En vez de eso, hay que dar un par de cucharadas, esperar y volver a ofrecer. El caldo funciona porque la gelatina del caldo cuaja el líquido en el colon. Da volumen y ayuda a detener la pérdida de líquidos.


Pregunta a tu pediatra sobre la posibilidad de dar a tu hijo probióticos como Enterogermina o Floratil.


Te comparto 2 recetas para ayudar a frenar la diarrea:


Blueberry cocidas para frenar la diarrea

Las blueberries aportan beneficios astringentes y son ideales para aliviar y reducir la diarrea de forma totalmente natural.


Necesitas 2 tazas de arándanos, 1 taza de agua y una varita de canela pequeñita.

Pon agua en una olla y lleva a ebullición. Añade los arándanos, y cuece a fuego bajo hasta que los arándanos estén blandos. Quita la canela. Tritúralos un poco, como Para formar una mermelada. Deja enfriar y ofrece a tu niño a cucharadas. No endulces.


Manzana al vapor

La manzana es una fruta que tiene un efecto regulador del tracto intestinal ya que es rica en pectina. La pectina es un tipo de fibra soluble que ayuda a absorber agua en su paso por el intestino, evitando la evacuación de heces liquidas.


En una olla pequeña coloca ½ taza de agua.

Coloca una canastilla para vapor y mete una manzana

con 1 rama de canela.

Espera que se cocine hasta que quede suave por dentro.

Sirve en gajos o muele para formar un pure.


VÓMITO


Acude con tu médico para determinar la causa.

El riesgo del vomito y la diarrea es la deshidratación ofrece suero y líquidos. Una vez que comience a vomitar, no ofrezcas comida, agua o líquidos durante dos horas. El estómago necesita descansar y al consumir comida o líquidos, el vómito se puede prolongar.


Puede ser difícil porque después de vomitar, los niños tienen sed. Espera tanto como puedas antes de dar líquidos. Si el niño tiene mucha sed, puede chupar un cubito de hielo, o puedes ofrecer un par de cucharadas de suero o bebidas rehidratantes pero muy lento y espaciadas para que su estomago las vaya tolerando y realmente absorba los líquidos.


El caldo de hueso también es una gran opción.


ESTREÑIMIENTO

Es muy importante ir con el médico para buscar la causa del estreñimiento si este es crónico. Recuerda en qué momento comenzó el estreñimiento y si existe algún cambio de alimentación que lo pudiera haber provocado, medicamento o situación (estrés, proceso de dejar el pañal, niños que no van al baño en la escuela y se aguantan).

Recuerda que no importa la frecuencia de idas al baño, las deposiciones normales son diferentes para cada niño. Lo importante es que no cueste trabajo, lastime o que las heces sean muy duras o secas y en bolitas. No debe de haber Dolor e inflamación del abdomen, Heces o papel higiénico con sangre, moco, heces negras o pálidas.

Recomendaciones:

· Ofrecer suficiente agua

· Cocinar con caldo de hueso

· Tomar una cucharada de aceite de coco o de oliva por la noche

· Promover actividad física o movimiento

· Comer frutas con hueso y altas en fibra (ciruela, papaya, guayaba, chabacano)

· Aumentar el consumo de cereales integrales y alimentos altos en fibra.

· Aumentar el consumo de grasas, semillas y aceites.

· Tomar té de ciruela pasa

· Comer alimentos fermentados (kéfir, col o pepinillos encurtidos)

· Evitar los lácteos

· Tomar probióticos

· Hacer masaje en el abdomen con aceite de coco en sentido de las manecillas del reloj, mover y flexionar las piernas.


Entradas Recientes

Ver todo

Estreñimiento

Es muy importante ir con el médico para buscar la causa del estreñimiento si este es crónico. Recuerda en qué momento comenzó el estreñimiento y si existe algún cambio de alimentación que lo pudiera h

Vómito

Acude con tu médico para determinar la causa. El riesgo del vomito y la diarrea es la deshidratación ofrece suero y líquidos. Una vez que comience a vomitar, no ofrezcas comida, agua o líquidos dura

Diarrea

Seguro alguien te ha recomendado la dieta BRAT. (bananas, rice, Apple sauce, and toast (BRAT) en caso de diarrea, consiste en: consumir plátano, arroz, pure de manzana y pan tostado como lo dice su no